MANUEL MEDRANO, otro artista con marca registrada

Manuel Alejandro Medrano López es un cartagenero de 30 años que ha sido ganador de varios galardones, entre ellos el Grammy Latino, gracias a su talento como cantautor del género pop.

Y precisamente debido al reconocimiento que ha obtenido en el ámbito internacional, se decidió a registrar su nombre como artista y la Superintendencia de Industria y Comercio concedió la protección de su marca “MANUEL MEDRANO”.

Este cantante se suma a otros artistas y grupos musicales que tienen sus nombres protegidos como Mike Bahía, Monsieur Periné, Farina, Bomba Estero y Chocquibtown.

La marca registrada “MANUEL MEDRANO” corresponde a la Clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza para educación, formación, servicios de entretenimiento y actividades deportivas y culturales.

La decisión en primera instancia fue adoptada por la Dirección de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante la Resolución No 66014 del 17 de octubre de 2017, la cual cuenta con recurso de apelación ante la Delegada de Propiedad Industrial.

Durante el trámite de registro marcario no se presentaron oposiciones por parte de terceros, y al hacer el examen de registrabilidad, la Dirección de Signos Distintivos determinó que la marca “MANUEL MEDRANO” no se encontraba incursa en ninguna de las causales de irregistrabilidad contempladas en la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina.

La marca está vigente por el término de diez (10) años renovables, contados a partir de la fecha de su concesión.

Con esta decisión, la Superintendencia de Industria y Comercio insiste en la protección a los derechos de propiedad industrial que hacen referencia a los nombres y seudónimos de personas famosas que son ampliamente conocidos por el público.

Por su parte, la abogada de entretenimiento Carolina López, resaltó que el hecho de que un artista que registra su marca puede explotarla con fines de marketing y además, no permite que terceros la utilicen con fines de lucro o aprovechamiento de la imagen.

Fuente:  http://www.sic.gov.co/ruta-pi/noviembre22/manuel-medrano-otro-artista-con-marca-registrada

Historias detrás de las marcas

Detrás de toda marca hay una historia llena de motivaciones, obstáculos y retos que se dan a lo largo del tiempo. Por paradójico que parezca cuando se habla de posicionar existen mil estrategias, cada marca debe encontrar las más adecuadas y, si es el caso, crear una nueva.

El día de hoy se expondrán cuatro historias que sirven como ejemplo de lo que significa una estrategia integral de posicionamiento de marca.

Starbucks

Desde el inicio, esta marca, ha vendido una experiencia detrás del ritual de tomar café. Nace en Seattle, Washington en 1971, lo que la ubica como una marca hija del movimiento hippie, razón por la que comenzó como una tienda que vendía granos de café, té y especias, bajo el imaginario de que el café era una bebida para preparar y tomar en la casa.

Su nombre fue pensado – y se mantiene- en honor a la novela Moby Dick de Herman Melville. Al igual que su distinguido logotipo de la sirena de dos colas –más conocida como el hada Melusina1-, el cual se ha transformado en cuanto a diseño, pero no a la esencia.

Lo mismo que ocurrió con el concepto del café hecho en casa, con la modificación de que desde 1982 Starbucks dejo de ser la tienda donde se compraba el café para convertirse en el hogar de aquellos que toman café. En palabras de Howard Schultz (2012):

“Nosotros no estamos en el negocio de café al servicio de la gente, sino en el negocio de la gente y servimos café”.

En la actualidad, Starbucks es una de las marcas más exitosas y reconocida a nivel mundial. Maneja conceptos simbólicos en todo lugar, ya que le apuesta al consumidor y sus construcciones emocionales. Dentro de sus mayores vínculos con los consumidores se encuentran la buena calidad, el servicio personalizado, el ambiente hogareño, entre otros.

TOSTA’O

De los mismos creadores de D1, la organización Bakery Business International S.A.S crea marcas que rompen paradigmas sociales, ya que no importa el estrato en el que se encuentre la persona, la marca está hecha para todo público, pero cabe preguntarse ¿qué hace tan reconocida está marca que tan solo lleva en el mercado aproximadamente dos años? Pues bien, como afirma Pedro Gasca, líder de Barkery Business International:

“Nuestro negocio cabe perfectamente a pesar de los tiempos difíciles en materia económica. Es más, la gente en momentos así busca ahorrar aún más y acá encuentra la mejor opción: bajo precio y calidad”

Dicho esto, lo que llama la atención de esta marca es la fractura que rompe con los estereotipos sociales y, en un país como Colombia, este tipo de elementos simbólicos siempre marcará un gran posicionamiento diferencial y emocional.

Google

Pasamos de marcas de comida a una marca de tecnología que evoca en el consumidor el concepto de INNOVACIÓN. Este negocio nace en 1998, hace 19 años, como un proyecto universitario llamado BackRub.

Sin embargo, después de un tiempo sus creadores cambiaron el nombre por Google, atraídos por el concepto “gúgol” que en matemáticas significa el número 10 elevado a su máxima potencia.

Así como estas tres hay un sinfín de marcas con historias y contenidos simbólicos interesantes que hoy hacen parte de un consumo diferente. Un consumo pensado para las personas, donde el emprendimiento y la propiedad intelectual lideran lo que se hace o no en el mercado.

Como Google desde el inicio quería marcar un posicionamiento diferencial, su logo y todas las herramientas que tiene juegan con romper las reglas. De igual manera, una de las mayores cualidades de Google es su capacidad de reinventarse.

Para finalizar, es importante tener en cuenta que en Colombia cada vez más se rompen barreras en términos de marcas ¿Por qué? Pues bien, la gente se ha comenzado a concienciar de la importancia del registro de la marca y cómo esto protege su historia.

Fuente:http://www.sic.gov.co

Previo a la muerte de Hugh Hefner, a Playboy le querían robar el nombre

Justo un mes antes de la muerte del fundador de la revista de entretenimiento para adultos Hugh Hefner, la marca Playboy presentó una demanda internacional para preservar su nombre en internet.

La compañía representada por la firma de abogados estadounidense Venable presentó una demanda contra una organización china que le quiso robar su identidad en internet a vísperas de la muerte del excéntrico empresario de 91 años.

 

La queja fue presentada ante el Centro de Arbitraje y Mediación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) el pasado 22 de agosto de 2017.

El problema se originó luego de que la organización china registró el dominio web ante el servicio de web hosting EJEE Group Holdings Limited sin la autorización del gigante del entretenimiento.

Los antecedentes del caso muestran que la demandante es una compañía estadounidense proveedora de servicios de entretenimiento para adultos bajo la reconocida marca Playbloy.

Esta compañía es propietaria de más de 2.000 registros de su marca en todo el mundo, incluyendo varios en China. Los primeros registros oficiales datan de la década de 1950 en Estados Unidos.

En la otra cara de la moneda estaba el ciudadano chino Wu Hongyan, con domicilio en Beijing, quien registró el dominio en disputa el pasado 21 de febrero de 2017.

Playboy señaló que el nombre de dominio registrado por él “resultaba confusamente similar o idéntico” a la marca oficial.

Además, aclaró que  el demandado no tenía derechos o intereses legítimos con respecto al nombre del portal web.

La OMPI catalogó como irregular el hecho de que dicho sitio en internet utilizara el nombre de la marca comercial en su totalidad.

El demandado se defendió frente a las acusaciones al afirmar que había registrado el dominio con el fin de desarrollar un sitio web de caridad que aún estaba en construcción.  

Así mismo señaló que otro de los usos pensados era crear un club de viajes para hombres sin fines de lucro.

Además, sostuvo que la palabra «playboy» es común en el diccionario de habla inglesa y que existe desde hace mucho tiempo (mucho antes de la llegada de internet).

Y, en consecuencia, cualquier persona era libre de usarla.

“A la luz del registro de larga data de la demandante y el uso de la marca comercial, y la notoriedad de la misma en todo el mundo, incluso en China, estos argumentos son lamentablemente mal concebidos”, dice la OMPI.

Del mismo modo, el tribunal de propiedad intelectual dejó claro que era inconcebible que la demandada no tuviera conocimiento de la marca comercial de Playboy en el momento del registro.

Por ende, concluyó que el nombre de dominio en disputa había sido registrado y utilizado de mala fe. En virtud de los argumentos expuestos ordenó que el nombre de dominio en disputa fuera transferido al demandante.

Fuente: http://www.dinero.com